Guernica musical (Making of y entrevistas)




Me considero una consumidora habitual de música en directo en Barcelona, ciudad en la que resido, y a nivel personal me muevo en ese tipo de ambientes, no solo por puro gusto, sino  en parte también  porque muchos de mis amigos son músicos, tanto a nivel profesional como a nivel amateur.
Hace ya cuestión de unos años que hemos visto como uno tras otro, muchos de los locales de los que éramos habituales, cerraban sus puertas o bien desistían de  programar música entre sus actividades.
Culpa de ello son las normativas del Ayuntamiento de Barcelona, que con la escusa de pretender disminuir la contaminación acústica, y en nombre del civismo y la convivencia, han logrado que la escena musical ( y por lo tanto, cultural) en esta ciudad haya menguado considerablemente.
Muchas salas cerraron sus puertas o dejaron de programar música en directo ante la impotencia de no poder costearse unas reformas que permitieran adaptarse a las normativas del Ayuntamiento, que parece haber declarado la guerra a la pequeña escena musical en esta ciudad.

También estoy en desacuerdo con el acoso al que se ven sometidos muchos músicos callejeros, a los cuales se les llega a sustraer los instrumentos que son sus únicas herramientas de trabajo, mientras de puertas a fuera se usa siempre esa imagen  bohemia y callejera para atraer a determinado turismo a la ciudad. Vamos, que hay una clara contradicción : lo mismo que se censura y se persigue es lo que pretenden vender al turista que viene  Barcelona a vivir una "autentica experiencia".
Como siempre, una vez mas gana el poder adquisitivo, ya que las únicas salas que continúan abiertas son  las que económicamente se lo pueden permitir, o las grandes instituciones que cuentan con todo el apoyo financiero y propagandístico del Ayuntamiento de Barcelona.

ESTA SOY YO

ESTA SOY YO
ESTA SOY YO